"O Miño leva a fama e o Sil dálle a auga"

Para expresar que, cuando en un trabajo colectivo, el reparto no es equitativo con el esfuerzo o con el mérito realizados, los gallegos tenemos un refrán hermoso: O Miño leva a fama e o Sil dálle a auga. El Sil es, pues, un río fértil con un caudal casi tan grande como amplio es el número de teorías que se defendieron para explicar el origen de su nombre.