Broullón: también hay nombres patrimoniales y cultismos

La mayor parte del léxico gallego está formada por palabras que proceden del latín. Según su entrada en la lengua, hablamos de palabras patrimoniales, que llevan con nosotros desde el origen y sufrieron las evoluciones fonéticas que definen el gallego; y los cultismos, aquellas que fueron incorporadas más tarde por vía culta.

Esta clasificación tradicional del léxico común está también presente en la onomástica y en la toponimia y Broullón o Brollón es una prueba.

También te puede interesar...

La toponimia del conjunto de España tiene abundantes muestras de referencias a las aguas, manantiales o fuentes, pues fueron y son...

Hasta confluir con el río Cabe en Monforte de Lemos, el río Mao recorre también los ayuntamientos de Bóveda y O Incio, donde nace cerca...