Cualedro, un fitotopónimo latino muy antiguo

Cualedro es una joya toponímica en nuestro Nomenclátor y no solo por el hecho de ser un topónimo único en toda Galicia. El principal motivo que lo hace destacar entre los más de 40.000 nombres que conforman la lista de lugares y parroquias gallegas es que puede esconder bajo su forma la denominación latina de un árbol que se perdió ya desde antiguo en el latín hispánico. 

La clave para encontrar el significado orginario de Cualedro está en las atestaciones antiguas de este topónimo que encontramos en la documentación de los monasterios de Celanova y Melón: Corleto en el siglo XI y Corledo en los siglos XII y XIII. Esta última forma se registró hasta el siglo XVIII en documentos como el Catastro de Ensenada. A través de ellas podemos llegar fácilmente a unha raíz CORYLETU, formada por el nombre latino CORYLUS y el sufijo abundancial –ETU. La evolución sería la siguiente Coryletu > Corledo > Coledro / Cualedro. La forma actual, con ditongo -ua- inicial, podría explicarse quizás por una hipercastellanización, aunque lo mas probable es que sea una alteración analógica provocada por la familia léxica de palabras como cal, cando, canto, catro... que se pronuncian en esta zona de Ourense como cual, cuando, cuanto, cuatro...

¿Y por qué decimos que este topónimo es tan antiguo? Pues porque la forma corylus era el nombre tradicional común en latín para denominar el árbol que hoy llamamos abeleira. La denominación francesa de este árbol, coudrier, procede también de un derivado de la forma latina Corylariu. Sin embargo en nuestra lengua triunfó la variante ABELLA, posterior al CORYLUS clásico, que procede de una ciudad de la península itálica donde debió ser tan común el cultivo de este fruto que acabó por denominarlo: la actual comuna de Avella, en la Campania italiana. 

El sintagma CORYLUS ABELLANA se simplificó en ABELLANA, de donde proceden las palabras actuales del gallego común abelá, para el fruto, y abeleira, para el árbol. Mientras los derivados toponímicos de ABELLA son muy comunes en el país, las formas que tienen como antecedente el CORYLUS clásico son tan escasas que se reducen al topónimo del que estamos hablando, Cualedro.
 

También te puede interesar...

Detrás de cada uno de los más de 40.000 topónimos que forman parte de nuestro Nomenclátor, existe una motivación y una razón de...

Es bien difícil escuchar la palabra Camariñas sin dejarse llevar y recitar los versos que componen una de las cantigas más...