El debatido origen del topónimo Faramontaos

El ayuntamiento lucense de Pantón fue el encargado de abrir la edición 2022 del programa  Toponimízate. Tal es la riqueza  toponímica de este ayuntamiento que en él podemos encontrar ejemplos de casi todos los diferentes nombres de lugar en que se suelen clasificar desde el punto de vista  semántico: ecotopónimos como Casanova A Granxa; zootopónimos como A OseiraPombeiro; hidrotopónimos, como A Regueira o Augas Santas; litotopónimos como As Laxes Penaveada; fitotopónimos como Moreda, Abelaira, Salgueiros, Souto o Campo das Parras; orotopónimos como O Outeiro, O CotillónA Costa; haxiotopónimos como San Romao, San FizSantipedre; antrotopónimos como Reiriz, Budián, Goián, Amandi, Guítara, Segade Pantón; e incluso gentilicios como GalegosToldaos. Mas, de entre todos ellos, queremos llamar la atención sobre uno, Faramontaos..  

Faramontaos es el nombre de un lugar de la parroquia de Eiré que también se registra en los ayuntamientos ourensanos de A Merca, Porqueira, Xinzo de Limia y dos aldeas en San Cristovo de Cea, en las feligresías de Viña y Pereda. En nuestro territorio existe también la variante con solución occidental en la terminación,  Faramontáns, en Caldas de Reis. No es un topónimo exclusivo de Galicia, pues tiene  correlato en dos localidades zamoranas,  Faramontanos de la Sierra y  Faramontanos de Tábara; y en otra salmantina, Cabeza de Framontanos. Josep Piel lo une también con los topónimos portugueses  Fermentãos, en  Braganza;  Fermentões, en Guimarães; y Fermentelos, en Águeda. Todos estos lugares ocupan un área que abarca el sur de Galicia, el norte de Portugal y el oeste de Castilla y León.  

Antón Palacio, en su tesis sobre la toponimia de este ayuntamiento, defiende que este topónimo está originado por un prefijo, (IN) FRA, usado con el valor de ‘ trans’ y el sustantivo  MONTANUS, derivado de MONTE (M), topónimo que así se acomoda a la situación de la aldea. Del  FRAMONTANUS original se llegaría al Faramontaos actual a través de una vocal  anaptítica.  Faramontaos sería, pues, los habitantes que vienen de detrás de los montes

Otros autores, como José Carlos Sánchez Pardo, van en la línea del apuntado por el académico Antón Palacio, aunque proponen como  étimo una forma  FORAMONTANUS, esto es, los habitantes de ‘fuera de los montes’. Localiza su origen en la región portuguesa de Tras-Os-Montes, “ aunque  podría pensarse  más  genéricamente en un significado relacionado con  gente  venida de  fuera de las montañas”.  

Sin embargo, Gonzalo Navaza considera este un topónimo controvertido, mas piensa que guarda relación con la tesis que propusieron autores como  Piel, Corominas o Leite de Vasconcelos. Según estos autores, todos estos topónimos derivan de un término jurídico medieval, FORUM  MONTANUM, cuya explicación aparece recogida en un texto publicado a finales del siglo XVIII de la autoría de Joaquim de Santa Rosa de Viterbo, titulado Elucidário das  palavras, termos e frases que em Portugal antiguamente se usaram  “Deu-se este nome aos enfiteutas, colonos ou caseiros que pagavarn ao direito senhorio como parte da pensao o foro de montaria ou foro do monte” o también, como apunta Navaza, gente que tendría una licencia para cazar en zonas acotadas. 

 

También te puede interesar...

Tras la iglesia de Santa María de A Fonsagrada existe una fuente que, según la tradición popular, dio origen al nombre...

En los estudios de toponimia se conocen como topónimos replicantes aquellos nombres de lugares que hacen referencia la otras...