Meirás más allá del Pazo

Si escuchamos o leemos el topónimo Meirás, es muy posible que nuestra mente evoque de manera automática una imagen: las Torres de Meirás. Esta construcción es uno de los pazos más singulares de todo el país no solo por su construcción, sino por su historia: construido a finales del siglo XIX por la escritora Emilia Pardo Bazán en los terrenos de su familia, la llamada Granxa de Meirás, pasaron a manos del dictador Francisco Franco tras un proceso de aparente compraventa que, casi 80 años después, fue declarado nulo por el juzgado de primera instancia de A Coruña. De este modo, el Pazo de Meirás pasó a formar parte del patrimonio del Estado el 2 de septiembre de 2020 luego de un largo litigio y de la reivindicación histórica de los vecinos de la parroquia, muchos de ellos herederos de las personas expropiadas para la ampliación de los terrenos del pazo. Con anterioridad, la Xunta de Galicia ya lo había Declarado Bien de Interés Cultural, máximo grado de protección para un inmueble de este tipo y que implica, entre otras, su consideración como dominio público.

Si la historia del pazo de Meirás está ampliamente documentada, no lo es tanto la de su nombre, Meirás, topónimo que también está presente como denominación de una de las parroquias del ayuntamiento de Valdoviño. Son de este Meirás valdoviñés los testimonios escritos más antiguos que hoy conservamos de este topónimo: en un documento del monasterio de Xubia, datado en 1171, se menciona a “ecclesia sancti Uicente de Meiranes”. Unos años después, en un documento del monasterio de Sobrado de 1192, se hace referencia a un “Fernandus andador de confraria de Merianes (1192)”. Ya en el siglo XV, un Sant Viçenço de Meiraas, los muestran la solución antigua en romance, con pérdida de -n- intervocálico, paso previo del actual Meirás.

Pero, ¿cuál es el significado de estos Meirás? Cabeza Quiles y otros autores relacionaron con una base lingüística preindoeuropea M’R, con el significado de ‘agua, manantial’ y que está aceptada por los investigadores. En las cercanías de ayer estaba ubicada la antigua iglesia de San Martiño de Meirás, desaparecida en la actualidad, nace aún hoy un pequeño curso que vierte sus aguas al arroyo de Fontoira, lo que sirve para reafirmar esta hipótesis.

A pesar de que Meirás solo está registrado como nombre de las dos feligresías referidas, la base *M’R posee alternancia vocálica, MAR, MER y *MIR y generó en nuestra geografía muchos otros topónimos con el que está emparendado: Meira, Meiro, Meirol o Mera.

Meirás sería pues otro hidrotopónimo en el ayuntamiento de las siete fuentes: Fonte Grande, Fonte Nova, Fonterrota, Fonte Boa , Fonte da Vila, Fontán y Fontoira son las denominaciones de siete aldeas de Sada. Otros nombres relacionados con el agua en Sada pueden ser Mondego, nombre también de un río en Portugal que se ha explicado como hidrónimo prerromano que hace referencia al agua; o Soñeiro, posiblemente emparentado con Sóñora para el que Juan José Moralejo apunta un origen en la raíz hidronímica indoeuropea SU- 'húmedo' o su- 'doblar, girar’.
 

También te puede interesar...

El Camino Francés, El Camino Inglés, La Vía de la Plata, El Camino de Invierno, El Camino Portugués... todas son rutas de peregrinación...

“Galicia es el país de los diez mil ríos: unos grandes, otros medianos, otros pequeños, otros riachuelos que bajan desde los montes”,...